Petroleo sangriento

Sí, Daniel Day Lewis se las trae. Lo hizo con My left food, también con In the name of the Father, The last of the Mohicans, Gangs of New York y una poco conocida que se llama The Boxer. Este compilla a la par del Sheridam (creo que debe ser su director favorito), ha logrado encarnar papeles totalmente disimiles, en un aspecto muy lejano, algo similar a lo que hace Johnny Deep (si ya se muy lejano).

En esta película en especial, se refleja como dice mi compilla Mario, que todo en este mundo material tiene precio, hasta los valores, hasta el dios de los creyentes se puede cambiar por unas monedas. Situación del siglo XIX que perfectamente puede ser extrapolada a cualquier época nuestra humanidad. Será acaso que las monedillas (algo así como 30) que le dieron a Judas no representaban lo mismo?, será que cuando los "amigos chinos" nos regalan un estadio compran algo más que amistad.

Pues es conocido que en el mundo de los negocios no hay almuerzo gratis, y con ésta máxima se están dirigiendo las políticas económicas, sociales y ambientales en este momento. Cada acción tiene una repercusión (alguien dijo Karma?), y ninguno de nosotros estamos exentos de ello, en algún momento, de una u otra forma nuestra escala de valores se ha visto debilitada por alguna tentación, un arma que nos hace más fuertes es aceptarlo y concientizar para no volver a incurrir en esa situación.

Vale la pena ver There will be blood, tal vez, como muchos que conozco no entiendan ni de que se trató la película, pero hay una guía básica para entenderla, ver el comportamiento humano desde la revolución industrial.

Saludos.

Pd. La imagen la saque de google y está registrada por la respectiva productora de cine, es propiedad de ellos y acá solo se usa con carácter ilustrativo.

No comments: