Como un profesor

Bueno sí es una imagen muy repetitiva en las mentes, profesor = viejo verde, alumna = inocente criatura. Pues ni tan falso como que el dólar vale ¢520, ni tan cierto como que el dólar vale ¢520

Primer día de clases: 30 ó 40 caras totalmente desconocidas, que rutinariamente esperan que uno se presente, los salude, y les dé un cronograma con el contenido capitulario del curso, los examenes, objetivos y bibliografía. (1) Ese es un detalle obligatorio pues los estudiantes tienen tanto poder que pueden demandar al profesor si no se sigue esa pauta. Puedes dar la clase ese día, nadie ha leído nada ni siquiera saben de que se trata, pero la dirección de la escuela te obliga a respetar el horario y así hablas 3 horas sobre un tema árido esparciendo unas gotas de agua en el desierto.

Clases de la dos a la dieciseis: Puedes anunciar quizes, tareas, trabajos grupales, atentados terroristas, el fin del mundo, Adriana Lima en bikini, que nadie va a hacer lo que se pidió con anticipación, como mucho se acordaron de sacar las fotocopias, de imprimir el correo, o llevar el libro. De quién es el problema? Del profesor? Muy probablemente. Por qué? Porque no nos enseñaron a ser educadores, nos formaron profesionalmente, pero en asuntos de didáctica y métodos de enseñanza pues nada o casi nada. Que si un alumno tiene facilidad para aprender de memoria cosas, pues no le va a ayudar mucho en matemática; que si hacer mapas conceptuales agilizaría mucho el proceso? Tal vez, pero cómo los hago? Cómo determino si están bien?, me importa que ellos aprendan? Sí eso es un hecho, por MIS aulas pasan 30 cabecitas que en algún momento le tendrán que dar un aporte a la sociedad y yo quiero ser responsable de que su aporte sea positivo.

Evaluación del profesor: Para que hace eso el CEA o quien SEA, es como un concurso de simpatía, empatía, porque si se tratara de un desquite, pues inútil es la herramienta para los que lo ven así, cuantas veces el inútil profesor que no hace nada sale con un 10, mientras que el profesor estricto que enseña y hace sufrir tiene un 5? Mil veces y el tema queda entre la dirección de la escuela y el profesor, no trasciende a ningún ámbito.

Vacas sagradas: Las hay, y aún para los profesores es muy dificil lidiar con ellos, porque tienen todo un séquito que apoya sus decisiones, gran cantidad de ellas totalmente incomprensibles. Basta ver cuando se habla de examenes de cátedra y el grupo del profesor coordinador ya sabe de antemano cuales ejercicios salen en el examen.

Tiene un profesor todas las respuestas? Jamás, pero tiene más años de ver la misma materia, por lo tanto merece al menos el beneficio de la duda cuando da su opinión respecto a algún tema. De los alumnos se puede aprender, pero no se les puede dejar solos. Es como esos profesores arriesgados que encargan a un asistente a dar un centro, no puede ni debe, a menos que lo haga bajo su supervisión. Yo lo hice siendo asistente, y admito que no tuve problemas, pero cualquier error a quién se le puede achacar?

Pd. Como dijo el excelente profesor Mauricio (a quien le di clases), hay tres formas de pasar:
1. La fácil. 2. La díficil. 3. La interesante.

1 comment:

Anonymous said...

PUES YO ME LA FOLLABA