Ojos que no ven, río que no se ensucia

Esta semana he estado medio viejillo amargao, pero no es para menos... ojo la foto.

La tomé este fin de semana cerca de la desembocadura del río Tárcoles, literalmene un mar de basura y ojo que esto es la parte visible, ahora imagínense lo que tendrá esa agua.

Yo me pregunto si todas las campañas de educación y reciclaje servirán para algo? será que no estamos comunicando de la manera adecuada para que llegue el mensaje a todos en forma y contenido? o será que somos unos grandes hipócritas que le pelamos el diente a la naturaleza y por detrás soltamos la bolsa de basura al río?


11 comments:

andrés said...

Como raza somos una verguenza men, como descuidamos y destruimos este planeta tan hermoso. En tan poco tiempo hemos hecho tanto mal...

Que verguenza, sencillamente incomprensible e increible!!

Ale said...

Desgraciadamente seguimos sin comprender que estamos destruyendo nuestra casa...Realmente lamentable.

La Morada said...

Que cochinos que somos los ticos!! Increible que la gente no entienda el daño de la contaminación. O peor aún, que entienda pero no le importe :S :(

Saluditos Compillas!!

Alvaro said...

Es que para ir logrando una verdadera conciencia por el ambiente, se debe ir trabajando con los niños desde pequeños; se les debe brindar una buena educación conservacionista y ambientalista y que a partir de ahí desarrollen una conciencia ambiental. Es muy difícil lograr que la gente ya grande tome una verdadera conciencia de esto y haga algo. Pos supuesto, no digo que no hayan adultos preocupados por estos temas porque los hay, pero lamentablemente en esto aplica el refrán que dice: "a un perro viejo, ni quemándole el hocico".

Saludos,

Dica said...

Que tristeza
Lo peor es que no se dan cuenta que todo se devuelve, todo el daño que hagamos al planeta se va a devolver con creces

Saludos

Roy Jiménez Oreamuno said...

Bueno yo reciclo y hasta junto basura alrededor de mi casa que es bastante grande, pongo mi granito de arena, juntando todas las cochinadas que los vecinos tiran al suelo, botellas, plásticos,, de todo lo que se pueda uno imaginar.

Pero claro una entra en shock cuando ve el mar y los ríos llenos de basura, por donde yo vivo, las alcantarillas están llenas de envases plásticos, desechos de todo tipo, llantas, bolsas, da pánico pensar que si esto sigue el medio ambiente colapsara.

Yo cuando voy al Súper o a la feria, llevo mi bolsa, para que no me den bolsas plásticas, procuro evitar que me den esas bolsas al máximo, para no tener después que tirarlas a la basura, ahí ando cargando la bolsa de cabuya, para poder jalar mis cosas sin necesidad de que todo me lo empaquen en bolsas de plástico que duran siglos en deshacerse.
Saludos

KagosaVampire said...

Di es que nada se hace con que en la escuela le enseñen a los chiquitos a reciclar y a cuidar el ambiente, si cuando llegan a la casa ven al papá tirando la basura al suelo y contaminando ríos...
Hay que darles el ejemplo...

dolor de muelas said...

Verguenza es lo que da!

Barqueritos said...

Como bien dicen es una cuestión de educación y verguenza!!!!

H3dicho said...

Hay una doble moral, y creo que deberiamos insistir mas en la eduacion al respeto al medio ambiente.

aunque entre mas vieja la persona mas inconsciente..

Me repugna las personas que tiran basura por doquier..

Si las personas nos tomaramos mas en serio esto..

Talves despues de que la gente reciba unas cuantas puteadas, la sociedad misma pueda lograr que esto se vea mal..y no se repita..

Si la gente todavia lo hace es porque la sociedad todavia no lo ve mal..

Estamos mal!

delfin en libertad said...

Es cierto que aparte de toda la conciencia que se logre hacer en las escuelas hay que educar con el ejemplo, da asco, cólera ver gente adulta y niños que tiren por las ventanas de los buses basura, los deshechos de fábricas, hospitales, grandes empresas que no cumplen con los requisitos, es un cuento de nunca acabar, pero yo soy optimista y creo que poco a poco hay gente que pone su granito de arena y tal vez se haga la diferencia. Buena entrada. Un abrazo.