La inseguridad no solo está en las calles

Relacionado con el tema de Crucitas, soy del criterio que frente a otros inversionistas quedamos como un país jurídicamente inseguro.

Entiendo que la gente se equivoca en sus acciones, pero cómo es posible que habiendo todo un grupo de instituciones del gobierno aportando elementos técnicos, y luego la Sala IV dándole luz verde constitucional a un proyecto venga depués el Tribunal Contencioso y se pronuncie diametralmente opuesto a criterios emitidos por entidades que se rigen bajo las mismas leyes?

Será que acaso hay que hacer como en contabilidad; crear notas técnicas y normas para buscar una aplicación uniforme del derecho?

Poniéndome en los pies de un inversionista me pregunto... entonces cómo me aseguro que puedo operar legalmente aquí? ese permiso que me dieron estará bien dado?

Si el Gobierno y la Sala IV pifiaron algo que era tan obvio para el Tribunal Contencioso, pues a eso desde mi punto de vista no queda más que llamarle inseguridad jurídica.

Si yo como inversionista no se a qué atenerme tendré duda y ante la duda una respuesta muy común es no invertir.

2 comments:

andrés said...

Yo como potencial inversionista tendria un panorama de que si quiero hacer negocios en Tiquicia tengo que traer una maleta llena de ideas y tres llenas de billetes para pasar x debajo de la mesa para aquellos que tienen poder en esta finca.

enmidoxa said...

Eso es exactamente: Inseguridad Jurídica.
Pienso yo -no he leído la resolución de la Sala en su totalidad- que hay más argumentos de peso en la Sala para favorecer, más derechos sociales y más del trabajo, que pudieron haber volcado la balanza en la propia Sala.
Al parecer el Contencioso lo que analizó era la legalidad del decreto y el otorgamiento de la concesión, tal vez sean puntos diferentes...

Para atraer inversiones se ocupa seguridad jurídica... Así, ni a putas.
Habrá que ver, sólo el tiempo dirá quién tenía la razón.
Saludos