Si renuncia su mejor ministro del gabinete

En no pocas ocasiones, el barco necesita un capitán. En otras cuantas, el barco ya encontró capitán, pero este, le encomienda a un buen marino que continúe la ruta por él ya trazada.

Ahora que el marinerito salga güero y se le antoje hacer todo al revés, qué puede hacer el capitán? Tratemos de hacer un bosquejo de la situación actual, antes de quemar los navíos:

- 15 meses de estar a la deriva
- gabinete trágico, presidencias ejecutivas, y ministros reactivos, sosos, inadecuados para sus cargos.
- Corrupción latente, no es clara y puntual, es generalizada.
- Desobediencia ante el consejo, malas alianzas, proyectos sin pies ni cabeza.
- Casa Figueres Olsen vs casa Arias tanto en gabinete como en la asamblea, esa sazón tiene más grasas trans y colesterol que un chicharrón porcino del mercado borbón.
- Desbandada: Por honor, los mejores se irán para no manchar su nombre. Los otros seguirán mamando de la teta del estado, mientras ésta les siga dando.

Propuesta: No renuncie por favor, que sino deja estos 51000 km en manos de un gran banquero pero no un estadista. Pida la renuncia de todos sus colaboradores de confianza, haga una estrategia para salir del bache, busque verdaderamente apoyo en su bancada en la asamblea, eso implica negociar, no es para salir en la foto. Y muy importante, dejar de gobernar después de haber leído La Nación.

Este gobierno debe reducir su gasto, antes que pedir impuestos, y debe recobrar credibilidad, por eso, si renuncia el mejor ministro del gabinete, ponga el equipo en reposo y a despertarse en el 2014, cuando el capitán decida regresar (no su hermano).



3 comments:

Terox said...

¿Capitán o Emperador?

No sé, de repente me acordé de "Mutiny on the Bounty"...

Roy Jiménez Oreamuno said...

Es definitivo este gobierno va a superar al de Don Abel Pacheco, la gran diferencia es que este gobierno esta en banca rota, que tristeza.

Saludos

Roy Jiménez Oreamuno said...

.