Pensándolo bien, no es mi culpa

No bastó con que la Sele perdiera hoy en México, sino que salgo y me encuentro mi carro tachado.

Mi desgracia, la tormenta perfecta fue que no había guachi fuera del bar, por cierto qué guachi en su sano juicio se da libre un día de partido de la Sele. En fin, el guachi tampoco es un super héroe aunque uno le atribuya poderes sobrenaturales.

Al no haber guachi el siguiente culpable en la lista era yo, por supuesto, seguro fueron las monedillas para el peaje, el cargador del celular con su cable tostado lleno de cinta adhesiva o mi paraguas con su preciado mango de alguna madera fina en extinción que desconozco. Así continué con la flagelación, el mea culpa hasta que me dije... por qué carajos tiene que ser esto mi culpa?

Recordé un artículo que creo que escribió Cambronero, en el que plantea esto mismo. No es culpa de la víctima y en el momento en el que asumimos esta postura nos equivocamos. Nadie tiene por qué irrespetar la propiedad privada, no tenemos que escondernos detrás de rejas sino que ir a la ofensiva y exigir, promover la seguridad.

En fin, desde que tengo carro ya voy por el 4to tachonazo... construimos un país seguro :S
  

2 comments:

Terox said...

Diay mae, ¿a qué bares va Ud?

Andrés Hernández said...

No es tanto de los bares que pueda frecuentar, sino el por qué hay que justificar esta aberración en nuestra sociedad. Palabras como "se lo ganaron" muestran que estamos de parte del ladrón y no de la víctima.